Entendiendo el Cáncer de Mama

Ser diagnosticada con cáncer de mama es en primer lugar algo difícil de digerir, pues además del sentimiento abrumador, del miedo y la incredulidad, hay algo en lo que que las mujeres que han vivido esta experiencia coinciden: falta de información. Escuchamos muy a menudo sobre esta enfermedad pero, ¿en realidad sabemos en qué consiste y a qué nos estamos enfrentando? 

Lo principal es respirar profundo y llenarnos con un pensamiento: “Sobreviviré”. La mayoría de las mujeres con cáncer de mama sobreviven, así que ¿por qué yo no? No se trata de minimizar la fortaleza que toma llegar del diagnóstico a la cura, pero debemos creer que lo lograremos desde el principio. 

Para enfrentarlo también es importante quitarle el misterio al cáncer con fotografías y una explicación razonable de lo que está ocurriendo con tu cuerpo, pues tener en mente todas las piezas y razones ayudará a que parezca menos atemorizante. 

¿Qué es el cáncer de mama exactamente?

Para empezar es importante conocer que la mayoría del tejido del pecho está hecho de glándulas productoras de leche llamadas lóbulos mamarios y de pequeños tubos que llevan la leche hacia el pezón llamados ductos. Alrededor del 80% del cáncer de mama inicia en los ductos, 15% en los lóbulos y 5% en zonas más inusuales.

Los lóbulos y ductos normales están alineados por una sola capa de células que lucen similares entre ellas. Cuando estas células se multiplican por cualquier razón (mutaciones genéticas, estimulación de estrógeno; nadie sabe exactamente por qué), se les llama hiperplasia y no resulta muy relevante, ya que es un hallazgo que se considera benigno y común.

Sin embargo, cuando esas nuevas células se desorganizan y crean múltiples capas y cambian su apariencia, esto se convierte en una hiperplasia atípica y necesita ser removida en cuanto antes. Si estas células atípicas se reproducen sobre un ducto o lóbulo y llenan los espacios centrales, se convierten en carcinoma in situ (CIS) ductal DCIS o lobular LCIS, dependiendo dónde esté localizado. Al no diagnosticarse a tiempo este CIS romperá las paredes de los ductos y lóbulos, invadiendo el tejido mamario circundante. En cuanto el cáncer se hace invasivo, tiene el potencial de ingresar al sistema linfático o circulatorio y avanzar a otro órganos. 

Los distintos tipos de cáncer de mama son:

  • El tipo más común de cáncer de mama, el carcinoma ductal, es precisamente el que inicia en las células de los conductos. 
  • En el carcinoma ductal in situ se encuentran células anormales en los conductos, pero que no se dispersaron fuera de ellos. 
  • El cáncer de mama invasivo es el que se diseminó desde donde empezó, en los conductos o lóbulos a los tejidos circundantes. 
  • El cáncer de mama inflamatorio, la mama está enrojecida e hinchada, y se siente caliente porque las células cancerosas bloquean los vasos linfáticos de la piel.

Dejar un comentario

Nombre .
.
Mensaje .

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados