INFORMACIÓN QUE ACOMPAÑA — Sexo amor y maternidad

RSS

Mamá, ¿por qué enferma tu hijo? 0

¿Cómo estaban nuestros padres a nivel emocional durante la concepción y qué ocurrió en el seno de la familia durante nuestra gestación? Cuando un niño está en el vientre de su madre, vive los estados emocionales de ella. No existe una separación entre la madre y el niño.

La edad cronológica de la formación neurofisiológica del bebé es hasta los tres años aproximadamente, hasta entonces, el yo del niño es igual al yo de la mamá. Los niños no nos ponen nerviosos, ellos son el espejo en el cual debemos ver nuestro nerviosismo. Los niños son el reflejo de la familia, y los espejos de lo que rodea a la familia. Los niños no se ponen enfermos, los ponemos enfermos la familia, y muchas veces son reparadores de cargas transgeneracionales de su árbol genealógico.

No se trata de entrar en la culpabilidad, sino de saber y tener conciencia que podemos hacer mucho por los hijos, si queremos que estén sanos, debemos cuidar nuestras emociones y sentimientos. Parece increíble, pero si reflexionamos y tomamos conciencia de que la realidad de todas las cosas es la unidad, comprenderemos que hay una unidad bebé-mamá.

El bebé siente como propio lo que le sucede a mamá: sus alegrías, sus tristezas, sus preocupaciones, y lo más importante aquello “no dicho”, lo “no expresado”. A esto le llamamos Proyecto Sentido (P/S), llamado lenguaje inconsciente no verbalizado, los niños hasta los 7 años viven como propios los acontecimientos de los padres y de su entorno, como cuidadores, educadores etc.

El Poder de las Madres para Cambiar el Mundo. Segunda parte. 0

Parto conectado: cada madre es quien debe decidir cómo, cuándo, dónde y en qué circunstancias dar a luz. Mientras más conectada con su ser esencial esté, menos poder ejercerá el afuera para influir sobre la manera en la que sus hijos vienen al mundo.

Esta es la segunda entrega de la serie "El poder de las Madres para cambiar el Mundo" de Laura Gutman. 

El poder de las Madres para cambiar el Mundo. Primera parte 0

Esta es la primera entrega de la serie "El poder de las Madres para cambiar el Mundo" de Laura Gutman, creada para acompañar a los padres en esos primeros meses y años de crianza donde se generan nuevas sensaciones que desconciertan y muchas veces se viven en soledad.

Para Laura Gutman,  las madres tienen el poder de cambiar el mundo: “Considero más posible cambiar en términos individuales, cuya suma dará una masa crítica. Por eso creo que, para cambiar el mundo, primero hay que cambiar la forma de criar a nuestros hijos“.

Hay una energía madre y una energía padre 0

¿Has desarrollado tu parte femenina y tu parte masculina?

Es habitual relacionar un tipo de energía con un género, incluso un rol con un tipo de género, pero no tiene porque ser, necesariamente, así. Todos los hombres tienen una energía femenina y todas las mujeres su energía masculina. Sin embargo, cuando crecemos en un entorno en el que estos dos roles no se complementan nos es más difícil encontrar el equilibrio.

Es posible que hayamos tenido un padre ausente, bien porque no estaba o porque estaba muerto o porque, aun estando, no ejercía su rol, A veces, incluso, nos comportamos como madres tan preocupadas de nuestros hijos que no permitimos a los padres hacer de padres. En circunstancias así, nos cuesta desarrollar nuestra energía masculina. De hecho, nos podemos volver vulnerables cuando no hemos tenido protección y también cuando hemos sido sobreprotegidos.

Si, de pequeños, hemos tenido una energía padre y una energía madre equilibradas significa que hemos adquirido una serie de recursos que, de adultos, podremos utilizar en nuestras relaciones personales.

Aprender a amar incluso si no hemos sido suficientemente amados 0

El matrimonio no es amor 0

¿Alguna vez te has cuestionado el concepto de matrimonio? Diego Dreyfus, life Coach, nos lleva a reflexionar sobre cuál es verdadero valor del matrimonio y si éste realmente se necesita para vivir el amor propio, el amor en pareja o el amor en familia.